alergia a la humedad

Alergia a la humedad

5 (100%) 2 votes

La alergia a la humedad o al moho es una de las alergias raras pero ¿Quién no ha sufrido en algún momento de una crisis de alergia o ha conocido a alguien que sufre de esos estornudos continuos y permanentes? En la mayoría de los casos, están involucrados agentes externos que empeoran las reacciones alérgicas.

El incremento de humedad en los hogares durante algunas temporadas del año es un factor importante, así como un exceso de humedad ambiente suele aumentar las probabilidades de padecer de molestias respiratorias, pulmonares y reumáticas. Se ha demostrado que en personas que ya padecen de alergias, los síntomas se intensifican en los días húmedos, nublados, lluviosos o con neblina. Todos conocen la alergia como una reacción de estornudos o picor causada por algo con lo que se ha tenido contacto, pero en realidad las alergias causan mucho más que solo esos dos síntomas.

alergia a la humedad

¿Sabes que son las alergias en realidad? Las alergias representan la hipersensibilidad de cuerpo a una sustancia en concreto, cuando se inhala, se ingiere o se toca. Es muy frecuente confundir este tipo de alergias con un resfriado común. ¿Cómo puedes diferenciarlos? Si los síntomas duran más de lo habitual o si se repiten en un corto espacio de tiempo, debes sospechar e indagar cual es la raíz del problema.

Dicho esto, ¿se puede hablar realmente de alergia a la humedad?

Alergia a la humedad y al moho: la relación con el ambiente

¿Sabías que lo que se conoce como “alergia a la humedad”, en realidad es alergia a los hongos que proliferan en ambientes húmedos y cálidos? Las esporas de estos hongos son los verdaderos responsables de esas reacciones alérgicas que le atribuimos a la humedad, y no el vapor de agua que existe en el aire (humedad relativa del ambiente, como se denomina). A mayor humedad ambiental mayor es la proliferación de hongos que empeoran las alergias ya presentes. De la misma manera a mayor humedad mayor es la reproducción de los ácaros, lo que significa mayor cantidad de enfermedades respiratorias y dérmicas.

¿Qué son los hongos? Son organismos eucarióticos entre los que están los mohos y las levaduras. Así como las plantas nacen de las semillas, los hongos provienen de las esporas, que cuando encuentran las condiciones de humedad, temperatura, luz y nutrientes, germinan con mayor facilidad y se reproducen tanto en interiores como en exteriores de casas. Obtienen los nutrientes de la descomposición de materia orgánica y su ciclo de vida depende directamente de la humedad. En la mayoría de los seres humanos, la inhalación de esta célula sexual produce una gran cantidad de reacciones alérgicas como conjuntivitis, rinitis y asma.

Existen miles de tipos de hongos, pero los que en su mayoría causan las alergias, son los mohos. Las esporas de este tipo de hongos son microscópicas, por ello viajan en el aire con muchísima facilidad, de ahí que respirarlas sea lo más común. Al estar en contacto con cierta cantidad de humedad y algo de calor, aparecen en las paredes o en zonas de poca ventilación, causan síntomas alérgicos y pueden llegar a provocar infecciones micóticas.

Las alergias habitualmente se pueden controlar con antihistamínicos y antialérgicos, pero las infecciones al ser un cuadro más complicado requieren de antibióticos.

Los hongos que más alergias producen son:

  1. Alternaria y Cladosporium, que se encuentran en el exterior de las viviendas y son resistentes a las temperaturas.
  2. Penicillium y Aspergillus, que habituales en ambientes cerrados con mucha humedad, falta de aseo y ventilación.

En el exterior de tu hogar puedes conseguir esporas que causan alergias en fuentes como:

  • Hojas en descomposición, que en su mayoría se encuentran en bosques e invernaderos.
  • El césped, los granos, el heno o la paja, granos.
  • Remolinos de aire con mucho polvo.

Las fuentes del interior de las viviendas pueden ser:

  • Casas de vacaciones en verano que permanecen cerradas el resto del año.
  • Sótanos o bodegas húmedas.
  • Baños sin ventilación.
  • Papel tapiz y frisos húmedos.
  • Manchas de humedad en las paredes.
  • Marcos de ventanas que acumulan humedad.
  • Telas húmedas o mojadas.
  • Alimentos dañados y almacenados.
  • Sistemas de aire acondicionado y humidificadores que no se usan con frecuencia.

¿Cómo saber si eres alérgico a la humedad o al moho?

Ya se conocen los síntomas de estas alergias, pero siempre se pueden confundir con un resfriado común. Si presentas varios de estos síntomas a la vez, debes considerar la posibilidad de que seas alérgico a la humedad. Entre los síntomas más comunes se observan:

  • Rinoconjuntivitis: irritación de ojos, garganta y nariz, con estornudos fuertes, frecuentes o consecutivos.
  • Congestión.
  • Lagrimeo.
  • Mucosidad líquida.
  • Obstrucción nasal.
  • Tos seca.
  • Estornudos.
  • Disnea o dificultad para respirar.
  • Opresión en el pecho.
  • Asma.
  • Sequedad en la piel.

Diagnóstico certero

Para diagnosticar este tipo de alergias se deben considerar sintomatologías previas como el asma y rinoconjuntivitis. Las personas con este tipo de patologías son más propensas a sufrir alergia a la humedad. Ante la sospecha de los síntomas antes mencionados, es mejor actuar. Actualmente existen métodos de confirmación como:

  1. Test de Patrick B: Consiste en una prueba cutánea en la que introducen agentes alérgenos mediante una punción en la piel para ver cómo y a cuál reacciona.
  2. Intradérmica: Este procedimiento es parecido al anterior, pero se perforn con más profundidad la piel para obtener mejores resultados. Sin embargo, es menos segura y puede provocar distintas reacciones.
  3. Análisis de sangre: Se extrae una muestra de sangre que se coloca en una incubadora con el agente alergénico para ver cómo reacciona.

Tratamientos para la Alergia a la Humedad

Si ya tienes un diagnóstico confirmado de alergia a la humedad y los hongos, y sabes cuáles son los agentes causantes de la reacción es posible establecer el tratamiento a seguir. Este tratamiento se divide en tres niveles diferentes:

  1. Información y prevención: Debes conocer cuáles son los agentes que causan las reacciones alérgicas para tomar medidas preventivas que eviten el contacto con esos agentes.
  2. Tratamiento farmacológico: Estos medicamentos cumplen con la función de controlar los síntomas alérgicos que puedes presentar. Estos fármacos no van a controlar al agente en sí, sino que van a disminuir el malestar que produce el contacto con ellos. Los más comunes son los antihistamínicos, broncodilatadores y los corticoides.
  3. Inmunoterapia: Se basa en la aplicación de vacunas que contienen una pequeña dosis del alérgeno para obligar a que el sistema inmunológico aprenda a combatirlos. Puede ser de administración subcutánea o sublingual.

Actualmente existe una variedad de terapias alternativas que ayudan a controlar este tipo de enfermedad. Una de estas terapias es la homeopatía que se basa en la administración de medicamentos homeopáticos o naturales como:

  • La cebolla para el lagrimeo de los ojos.
  • Silicio para mejorar la respiración.
  • Infusiones de eucalipto para el asma y los bronquios.
  • Infusiones de ortiga que posee histamina y que sería como el tratamiento farmacológico antihistamínico.

¿Qué se debe hacer si eres alérgico a la humedad o al moho?

Si sufres de este tipo de alergias, debes evitar el contacto con las esporas de los agentes que la producen. Para ello es necesario que tomes ciertas precauciones tanto para la exposición a exteriores como para la exposición a espacios interiores que puedan contener humedad.

En espacios externos debes evitar:

  • El contacto con vegetación muerta o en descomposición.
  • Mover hojas caídas en época de otoño.
  • Lugares donde se almacenen granos, vegetales y otros alimentos.
  • Caminar en zonas de siembras y menos si es en época de cosecha.
  • Vivir cerca de lugares con vegetación densa.

En espacios internos a la vivienda, debes intentar:

  • Mantener seco el baño, la ducha, la cortina, las toallas y todo lo relacionado con el baño.
  • No usar esponja de baño.
  • No guardar ropa ni calzados húmedos o en zonas de poca ventilación.
  • Las alfombras, cortinas y demás elementos de fibra, deben ser de fibras sintéticas y no de fibras naturales como el algodón.
  • Evitar la humedad en las paredes, techos y ventanas.
  • Utilizar pinturas sintéticas en las zonas propensas a humedad.
  • No dejar alimentos sin refrigerar por mucho tiempo.
  • Eliminar diariamente las bolsas de basura.
  • Evitar tener plantas dentro de la casa.
  • Limpiar diariamente para evitar la acumulación de polvo.
  • Utilizar la aspiradora.
  • Hacer uso de los deshumidificadores para evitar el exceso de humedad en el ambiente.
  • Limpiar diariamente los aires acondicionados y ventiladores para evitar el cúmulo de polvo.

Enemigos pequeños pero peligrosos

Otro de los agentes que provocan crisis alérgicas durante la época de humedad son los ácaros, que son arácnidos microscópicos que se reproducen en este tipo de clima. Estos animalitos son más difíciles de detectar que el moho y al ser tan microscópicos pueden estar en la ropa, alfombras y camas.

Estos arácnidos proliferan en el calor y la humedad. Por eso les una buena costumbre abrir puertas y ventanas al amanecer para airear la habitación, pues no solo elimina la humedad sino que evita la diseminación de los ácaros y el moho.

Es muy común que la sobreexposición a los ácaros provoque reacciones alérgicas. Pero, ¿cómo puedes combatir a los ácaros?

  • En este caso la limpieza de la habitación es sumamente importante.
  • Mantener bajo los niveles de humedad.
  • Ventilar todo los días la habitación, que entre luz solar.
  • Lavar frecuentemente las sábanas, mantas, cobijas ycortinas con agua tibia de ser posible.
  • Aspirar diariamente el colchón.

Según la Organización Mundial de la Salud, la alergia a la humedad es la sexta enfermedad más frecuente en los seres humanos. Nuestros hábitos y las nuevas tecnologías que hacen de nuestros hogares lugares más cálidos y confortables pero más propensos a la humedad, han hecho que aumente considerablemente el número de personas que presentan síntomas de este tipo de alergias.