Alergia al Níquel: Síntomas y Alimentos que lo contienen

5 (100%) 2 votes

Los botones metálicos, aros, hebillas, relojes, detergentes, collares, monturas de las gafas y muchas de esas cosas de uso cotidiano contienen níquel y la mayoría puede vivir con estos productos sin problema. Pero existen otras personas que al estar expuestos al contacto con níquel le salen ronchas en la piel y sienten picazón en la zona de contacto.

alergia al niquel

Una de las causas más frecuentes de dermatitis por contacto es la alergia a este elemento. El mayor número de casos se da en verano cuando las personas usan mayor número de accesorios que entran en contacto directo con la piel y que son fabricados de este material. Esto, sumado al factor calor que expone la piel a mayor sudoración hace que se agraven los síntomas de quienes padecen de este tipo de alergias.

Los primeros síntomas suelen presentarse entre 15 a 20 minutos después de la exposición al metal, aunque hay personas en quienes tarda hasta 48 horas en aparecer. Algunos estudios indican que esta enfermedad afecta a una de cada diez mujeres, mientras que en los hombres la relación es de 1 de cada 50.

Esta clase de alergia suele presentarse después de una prolongada y reiterada exposición a artículos o accesorios hechos de este metal. Cuando se manifiestan los síntomas, el padecimiento de la enfermedad es permanente, por lo que se debes evitar el contacto con este. Además, existen tratamientos que pueden reducir los síntomas de la alergia al níquel.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al níquel?

Como se ha dicho, la reacción alérgica suele presentarse entre los 10 minutos y las 48 horas siguientes a estar en contacto con níquel y sus efectos pueden persistir en periodos que oscilan de 2 a 4 semanas. Por lo general se evidencia en los eczemas propios de la dermatitis por contacto. Si la piel no ha tenido contacto con nada que tenga este metal, es probable que la persona haya consumido algún alimento que contenga níquel.

Los síntomas que puedes presentar por alergia al níquel son:

  • Erupciones en la piel.
  • Picores en la piel.
  • Eczemas subagudos.
  • Parches secos de piel que pueden parecerse a una quemadura.
  • Ampollas que se pueden romper dando lugar a una costra de color amarillento.
  • Fisuras y heridas después de varios meses, pues los eczemas son considerados crónicos.
  • Inflamación en la boca y encías.
  • Hinchazones abdominales.
  • Cansancio
  • Vómitos
  • Urticaria.

¿Cómo se diagnostica?

Existen dos métodos para que el dermatólogo diagnostique la alergia al níquel:

  1. Observación de la piel: Si se observa algún enrojecimiento, dermatitis, eczema, urticaria o cualquier alteración en la piel, el médico debe indagar sobre la exposición al metal. Si con esto no puede diagnosticar, debe realizar la segunda prueba.
  2. Prueba del parche: En esta prueba se aplican 23 alérgenos a la piel, después se colocan unos parches al lado de cada uno durante 2 días. Al retirar los parches, la porción de piel que esté inflamada y rojiza será la que sirva de indicativo al dermatólogo para dictaminar que tipo de alergía se padece.

Causas y Factores de riesgo

Se desconoce el origen de este tipo de alergia, pero se sabe que se presenta cuando el sistema inmunológico percibe el níquel como una sustancia nociva. Una vez que un sistema inmunológico recibe ese mensaje siempre será sensible a este elemento. cada vez que una persona esté en contacto con el metal su cuerpo reaccionará con alguno de los síntomas mencionados, evidenciando la reacción alérgica.

Las fuentes de exposición más frecuentes se encuentran en:

  • Los distintos piercings que puede llevar una persona, así como joyas y accesorios de bisutería.
  • Correas de relojes metálicos
  • Las cremalleras metálicas y ganchos de sujetadores.
  • Hebillas de cinturones.
  • Monturas metálicas de gafas.
  • Monedas de 1 y 2 euros, pues las de céntimos no contienen niquel
  • Instrumentos metálicos como trompetas, saxofones
  • Móviles
  • Las llaves y los llaveros
  • Ordenadores portátiles y tablets
  • Cigarros electrónicos.

Existen factores que aumentan la probabilidad de tener alergia al níquel, por ejemplo:

  • Los trabajos que impliquen estar en contacto permanente con metales.
  • Ser mujer, ya que son más propensas que los hombres a padecer este tipo de alergia.
  • Tener antecedentes familiares de personas con alergia al níquel.
  • Ser alérgico a otros metales. Normalmente, las personas alérgicas a otros metales tienen más probabilidades de ser alergicas al níquel.

Alimentos que debes evitar

El níquel es un metal muy común en el medio ambiente en el que vivimos. Ya sabemos que se encuentra en cosas tan cotidianas como el cinturón que te colocas todos los días, en las monedas con las que pagas lo que compras, en el tenedor con el que comes, compuestos químicos con los que se limpia, pero ¿sabías que también se encuentra en una gran variedad de alimentos que consumen regularmente?

En personas que son alérgicas a este metal, el consumo de ciertas comidas, puede agravar el cuadro alérgico. En estos casos lo mejor es acudir al especialista para que te ayude con el problema.

Una medida recomendable es evitar aquellas alimentos que contienen níquel, como los que aparecen en este listado que a continuación verás:

  • Cacao y derivados.
  • La regaliz.
  • El tomate y el concentrado de tomate.
  • Los frutos secos como los cacahuetes, las almendras, las avellanas o las nueces.
  • Otras hortalizas como los espárragos, las zanahorias, el brócoli, la coliflor, la cebolla, los champiñones, la lechuga o las judías verdes.
  • Las legumbres, especialmente las lentejas, las habas, y los guisantes.
  • Evitar bebidas como el chocolate, el té, el café y los refrescos.
  • Moluscos como las ostras o los mejillones y pescados, como el salmón y el arenque ahumado.
  • En cuanto a los cereales, hay que evitar el trigo, la avena o el maíz.
  • Algunas variedades de frutas como el kiwi, las peras, las uvas y las pasas.

En los vegetales la cantidad de níquel va a depender de la concentración de este en el suelo donde se cosecharon. También debes recordar que hay alimentos que aunque su contenido de níquel es mínimo, pueden agravar los síntomas, como por ejemplo: cerveza, vino tinto, arenques, caballa, atún, zanahorias, cebolla, tomate, manzana y zumos de frutas.

Si tu médico te recomienda hacer una dieta baja en níquel no los elimines todos a la vez, elimínalos lentamente y luego los reincorporas uno a la vez a tu dieta para comprobar cuáles puedes tolerar y cuáles no.

Ya sabes cuáles son las recomendaciones en cuanto a los alimentos, pero si en algún momento debes exponerte al níquel toma ciertas previsiones, puedes crear una barrera entre el metal y tú como usar guantes. También puedes probar recubriendo broches, botones y demás con cinta adhesiva y si eres una chica y lo que te preocupa puedes colocarles una capa de barniz transparente es una buena alternativa.

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.