Alergias en septiembre, consejos para llevarlas mejor

Llegó septiembre y con él, el otoño, una estación que presagia el frío que vendrá durante los próximos meses. Muchos aprecian el cambio de estación para descansar un poco de las olas de calor del verano, pero otras personas sensibles a los cambios de temperatura, suelen recibir el otoño con el pie izquierdo. Las alergias en septiembre tienen su origen en la variación de la humedad y agentes climáticos, además, estas no son necesariamente afecciones exclusivas del sistema respiratorio.

Las alergias pueden variar según la persona y el ambiente al que esté expuesto, puede presentar síntomas como estornudos, mucosidad, irritación en la garganta y los ojos. Pero también, este padecimiento puede estar acompañado de reacciones en la dermis, muy parecidas a la urticaria, causadas por el frío.  A continuación, una serie de sugerencias para cuidarse de las alergias en septiembre y disfrutar del otoño con la llegada del frío como se debería.

alergias en septiembre

Posponer actividades que provocan las alergias

En ocasiones, las personas que se irritan con facilidad a causa de las alergias suelen tomar precauciones como abrigarse un poco más al salir y evitar mojarse con la lluvia. Sin embargo, en septiembre se debe tomar una serie de prevenciones adicionales para evitar ser víctima de un ataque de alergia por los cambios de temperatura tan bruscos. Por otro lado, en otoño algunas plantas como las de quinoa suelen llevar a cabo su ciclo de polinización, por lo que quienes sean alérgicos al polen también deben cuidarse en este mes.

La mejor forma de evitar un cuadro alérgico es posponer o suspender algunas actividades de la rutina diaria que pueden acelerar la reacción. Por ejemplo,  estar expuesto a distintas temperaturas entre períodos cortos de tiempo puede desatar irritación en la piel, causar mareos, sensación de fatiga y otros síntomas.

  • Se deben evitar acciones como salir a la calle si hay mucho viento o si está lloviendo.
  • No dejar áreas de piel sensible expuestas como el cuello y los brazos.
  • Alejarse de objetos que se enfríen con facilidad, como los de los parques, las farolas y otros objetos de metal.
  • Evitar lavar el coche o bañar al perro en el jardín para no exponerse al frío.

Cambiarse de ropa también debe volverse un hábito en septiembre, ya que el frío suele humedecer las telas y al estar en contacto directo con la piel aceleran la aparición de las alergias. En caso de no tener la posibilidad de cambiarse durante el día, es importante utilizar un abrigo impermeable para evitar estar expuesto a la humedad.

También es importante prestar atención a esas tareas del cuidado personal que pueden acercar la aparición de las alergias, como las duchas con agua demasiado fría o muy caliente. Debe estar en una temperatura agradable para minimizar el impacto del ambiente. Además, se debe secar el cabello inmediatamente después de la ducha, ya que al dejarlo húmedo baja la temperatura del cuerpo, y lo hace más propenso a las alergias.

Regular la temperatura del interior

Si alguna de las alternativas anteriores falla, también se puede optar por mantener la temperatura del aire del interior de la casa en niveles equilibrados. La forma efectiva de lograrlo es a través del aire acondicionado o de la calefacción. El primero puede ayudar a nivelar la temperatura en días un poco más cálidos y el segundo en días un poco más fríos. Es importante recordar que septiembre varía mucho de temperatura, por lo que es importante mantener un punto medio.

En este caso, es necesario tener los filtros de estos aparatos muy limpiosy sin residuos que puedan irritar la piel o la respiración. Asimismo, es necesario tener cuidado con las temperaturas durante la noche, sobre todo si existe pronóstico de lluvia, para evitar la humedad y siempre mantener el cuerpo cubierto durante el sueño.

Resumen de las alergias de Septiembre más frecuentes

Al igual que puede ocurrir en otras épocas del año, en Otoño emanan algunas partículas responsables de alergias. Sin duda, los principales actores que causan este tipo de problemas en Otoño son los ácaros de polvo, que provocan congestiones nasales, estornudos, asma o enrojecimiento de la piel.

Aunque no sea una alergia relacionada directamente con el otoño, hay que tener en cuenta que es en esta estación cuando los niños vuelven a la escuela. Algunas de las alergias vienen a partir de comer fuera de casa, y estos niños, al comer fuera de su entorno más habitual pueden sufrir estas indisposiciones. Además, el hecho de compartir vasos o comida puede ayudar a que estas alergias se propaguen.

Aunque la mayoría lo hace en primavera, algunos polenes, como el de la maleza o el de la salsola florecen en otoño.

A esto hay que añadir, que si el otoño no viene acompañado de lluvias, seguirán existiendo estas partículas existentes en el ambiente.

5 (100%) 1 vote
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.